Algodistrofia

La algodistrofia es una enfermedad rara múltiple sintomática. Provoca un dolor continuo e intenso localizado a nivel de las articulaciones inferiores o superiores que generalmente está asociado a un edema.

Esta patología podría originarse a causa de un mal funcionamiento de diferentes sistemas del cuerpo, como el sistema nervioso, circulatorio e inmunitario.

Según los expertos existen dos tipos de algodistrofia:

  • la algodistrofia I, también conocida como “síndrome doloroso regional complejo I”
  • la algodistrofia Il, o “síndrome doloroso regional complejo Il”

En aquellos casos que la enfermedad haya sido precedida por una alteración al sistema nervioso se trata de algodistrofia II, en todos los demás casos de algodistrofia I.

La algodistrofia es también conocida como Morbo de Sudeck.

Antes de centrarnos en sus causas y en sus síntomas, veamos las partes del cuerpo que están más afectadas por esta patología.

Como ya se ha anticipado, la síndrome algodistrófica afecta especialmente a las articulaciones inferiores y superiores.

Con respecto a las articulaciones inferiores, las formas más comunes son la algodistrofia de la rodilla y de la cadera, pero en muchos casos el Morbo de Sudeck afecta también al pie y al tobillo.

En caso que esté localizada a nivel de las articulaciones superiores, la algodistrofia afecta principalmente a la mano.

Las causas

Los expertos consideran que el origen de la algodistrofia puede derivar de un mal funcionamiento del sistema nervioso central y periférico, del sistema inmunitario y del sistema circulatorio sanguíneo, que comprende todas las arterias y venas que transportan la sangre.

Esta teoría deriva que esta enfermedad tiene efectos en las funciones controladas por estos tres sistemas.

A pesar de esto, las causas son en gran parte desconocidas.

Existen una serie de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de contraer la enfermedad.

Se ha constatado que en más del 90% de los casos de algodistrofia afecta a individuos que hayan sufrido fracturas óseas, cortes, distorsiones y distracciones articulares y quemaduras.

Durante un periodo se creía que la enfermedad afectaba especialmente a mujeres embarazadas. La observación de otros casos clínicos ha desmentido esta asociación, pero se ha confirmado que la algodistrofia afecta más a menudo cuando se ha producido un aumento de peso. Lo que sucede durante el embarazo.

El diagnóstico

El diagnóstico de algodistrofia es muy difícil de realizar, porque los síntomas no son muy específicos y pueden semejarse a los de otras patologías.

A pesar de esto, la presencia de dolor en una región específica y limitada es una señal que puede orientar al médico hacia el diagnóstico de algodistrofia.

A continuación se valoran los posibles otros síntomas y la presencia de traumas pasados, que pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad.

Por ejemplo, uno de los signos más comunes es el cambio de la piel, que se vuelve más pálida, seca y atrófica.

Los síntomas de la algodistrofia pueden detectarse a través de una radiografía o bien, si están limitados en una única zona, a través de una resonancia magnética o una centellografía trifásica.

La centellografía es el examen más indicado porque es capaz de detectar incluso variaciones óseas menores con respecto al examen radiográfico.

Por otra parte, tiene la desventaja que el cuadro centellográfico varia según los diferentes estadios de la enfermedad. 

Además de estos que ya se han citado, pueden realizarse exámenes de sangre y estudios de conducción nerviosa, para poder excluir, respectivamente, la presencia de enfermedades infecciosas y daños a los nervios.

No está previsto, la realización de ningún test diagnóstico específico aunque haya la posibilidad de utilizar estos instrumentos, el diagnóstico de algodistrofia es especialmente clínico.

Las terapias

No existe un cuidado específico para la algodistrofia y la terapia prevé una serie de tratamientos que tienen como única finalidad aliviar los síntomas de la enfermedad (terapia sintomática).

De consecuencia no se puede hablar de tiempos de cura para quién sufre de algodistrofia.

Veamos a continuación las tres tipologías principales de terapia.

La terapia física prevé la realización de ejercicios de fisioterapia para la cura y la rehabilitación de la mano, de la cadera, de la rodilla, del pie y de las articulaciones en general.

Estos ejercicios sirven para mejorar la circulación sanguínea, la movilidad de las articulaciones, la fuerza de los músculos y su elasticidad.

En cambio, en relación con la terapia farmacológica, los médicos pueden prescribir fármacos de diferente género:

  • Fármacos anti inflamatorios no esteroideos (AINE): son utilizados para aliviar el dolor actuando contra la inflamación
  • Corticosteroides: son fármacos anti inflamatorios que van asumidos sin exagerar porque tienen efectos colaterales como la desaparición de otras patologías como la osteoporosis y la diabetes.
  • Anticonvulsivantes
  • Antidepresivos triciclícos
  • Opioides (p.ej: morfina): son analgésicos muy potentes. También en esta caso, como para los corticosteroides, no es necesario exagerar porque pueden provocar efectos colaterales como náusea y vómito, cansancio, problemas cognitivos y depresión.
  • Anestéticos locales: se utilizan en forma de cremas

En último lugar, la terapia psicológica, llamada también psicoterapia, es recomendada por los médicos a todas las personas que han padecido depresión, ansiedad u otros disturbios psicológicos después que la algodistrofia ha desaparecido.

Existen otras formas de tratamiento de la algodistrofia menos utilizadas, como:

  • El bloqueo del nervio simpático: se inyecta un anestético cerca de la médula espinal, para detener la actividad de uno o varios nervios del sistema nervioso simpático. No es eficaz durante un largo periodo, pero puede ser útil para reducir el dolor de forma temporal.
  • La simpatectomía: hace que una estructura del sistema nervioso simpático sea eliminada practicando una intervención quirúrgica.
  • La estimulación de la médula espinal: la médula es estimulada a través de algunos electrodos que se instalan en la columna vertebral.

Si has encontrado útil este artículo, ¿Por qué no lo compartes con tus familiares, amigos o colegas de trabajo?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •