TENS terapia – ¿Nunca la has usado en lugar de la pastilla?

¿Deseas descubrir una técnica terapéutica que podría retirar permanentemente tus píldoras y todos los fármacos que tomas para los dolores que te afectan?

En este artículo descubrirás por qué TENS podría ser realmente una alternativa válida a la terapia farmacológica. Lo que aprenderá en este artículo le permitirá encontrar fácilmente su camino alrededor de las montañas de desinformación y falsos mitos encontrados en la red sobre este tipo de tratamiento. Podrás elegir y explicar a los demás por qué es útil y cómo utilizarla.

¿Iniciamos?

La TENS puede salvarte del dolor tanto como un antidolorífico, pero con mil ventajas.

Conozco a muchas personas, desafortunadamente también de mi familia, que han tenido varios problemas de salud en sus vidas y que sistemáticamente han tenido que lidiar con una gran cantidad de fármacos para enfrentar la crisis dolorosa.

¡Lamentablemente esta práctica no es «indolora»!

La mayoría de las personas con dolor tienen una reacción instintiva: tomar una pastilla. Por lo general, entre los fármacos, los AINE tienen la función de aliviar los síntomas del dolor. Pero en la vida, nada es gratis y no me refiero al precio de venta de las tabletas, sino a las contraindicaciones posteriores a su consumo. Para nombrar algunas, encontramos diarrea, náuseas, vómitos y ardor gástrico. ¿Sabes a lo que me refiero?

Además, el uso continuado de AINE puede causar úlceras gastrointestinales con sangrado más o menos grave.

Para limitar los efectos secundarios, nos vemos obligados a tomar el fármaco con el estómago lleno agregando otros medicamentos gastroprotectores. Píldoras con otras píldoras, química sobre química.

Luego pensamos en los casos extremos de sujetos con úlceras, intolerancias a ingredientes activos específicos, sujetos que toman anticoagulantes. ¿Qué pueden hacer en caso de dolor intenso y localizado? Después lo veremos juntos.

El dolor es como una llama que puede convertirse en incendio y la TENS es el extintor.

Me explico mejor. Cuando comienza un síntoma doloroso, el cuerpo nos advierte que está en marcha un proceso inflamatorio de algún tipo. Comparémoslo con una llama que nace. Lo más importante en estos casos es evitar que la llama recién encendida se convierta en fuego. Cuando el fuego es alto, todos sabemos que es demasiado tarde, que un extintor de incendios ya no será suficiente para apagarlo todo.

De manera similar, cuando, después de un trauma, comenzamos a sentir dolor, debemos preocuparnos de inmediato por superar la crisis de inflamación más aguda reduciendo el dolor.

Para estos tenemos dos caminos:

  • Use medicamentos antiinflamatorios (como los AINE) que son muy efectivos pero tienen efectos secundarios graves en el estómago y el hígado, por no mencionar a las personas que son alérgicas y simplemente no pueden usarlos
  • Hacer una terapia con TENS que reduce efectivamente el dolor tanto como los fármacos pero que tenga casi cero efectos secundarios (los veremos más adelante)

En ambos casos, habremos evitado ingresar a un círculo vicioso en el que, debido al dolor, la parte adolorida del cuerpo se mantiene inmóvil, lo que limita la circulación sanguínea y evita que se eliminen las sustancias algogénicas (aquellas que causan dolor). Estas sustancias son responsables de activar los nociceptores, los receptores de estímulos que se encuentran al final de las terminaciones nerviosas. Cuando se estimulan los nociceptores, las señales responsables de los síntomas dolorosos se envían al sistema nervioso central. La TENS promueve la eliminación de estas sustancias algogénicas del fluido intersticial, evitando que estimulen el nocitector y, en consecuencia, el dolor.

Ahora que tenemos ideas claras sobre las razones más importantes por las que es necesario aliviar rápidamente el dolor, analizamos un poco en detalle, pero con palabras muy simples qué es y cómo usarla.

¿QUÉ ES?

La Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation (TENS), en español, Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea es un tipo de terapia realizada con un dispositivo electrónico que envía pequeños impulsos de corriente a las distintas áreas a tratar. Este tipo de impulso se usa para aliviar el dolor. Algunos dispositivos profesionales están diseñados para ser utilizados en hospitales y centros de fisioterapia, pero en los últimos años la tecnología ha permitido la creación de dispositivos para uso doméstico que son muy sencillos de usar e igualmente efectivos.

El tratamiento con TENS está indicado para aliviar los síntomas de la hiperalgesia, una condición de hipersensibilidad al dolor que puede localizarse en todas las partes del cuerpo.

¿QUÉ TIPOS EXISTEN?

En la literatura hay diferentes tipos de TENS dependiendo de los parámetros utilizados para generar los impulsos terapéuticos: Aquella endorfínica o con efecto retardado, aquella convencional o con efecto rápido, con valores máximos, ráfaga, modulación de frecuencia, modulación de ancho, secuencial, Spyke y podría continuar. Sé que  te sientes confundido, sigue leyendo y te irás aclarando.

¿QUÉ HACE?

Los tres primeras TENS descritas anteriormente (Endorfínica, Convencional y Valores Máximos) son los que más se utilizan porque se pueden atribuir a efectos terapéuticos precisos que se han demostrado en estudios clínicos específicos. Las otras, aunque efectivas, son técnicas terapéuticas que se alejan del propósito principal (reducción del dolor) , por lo que solo nos concentraremos en el primero para evitar una mayor confusión.

  1. TENS Endorfinica (o Retardada) tiene el propósito de elevar el umbral de percepción del dolor al aumentar la cantidad de sustancias de morfina similares en el organismo. Tiene un efecto que se produce unas pocas horas después del final del tratamiento y tiende a mantenerse durante unas pocas horas. La frecuencia de los impulsos individuales es muy baja y la sensación experimentada durante la terapia es agradable y similar a la de un masaje. Cada sesión tiene que durar unos 30/40 minutos
  2. TENS Convencional (o Rápida) se manifiesta después de 30/40 minutos desde el inicio del tratamiento y su efecto dura poco tiempo. Por lo tanto, requiere una aplicación frecuente hasta la desaparición de los síntomas dolorosos. La frecuencia utilizada es alta (50-100 pulsos por segundo) y produce una sensación en la piel similar al hormigueo. La regulación de la intensidad durante la terapia es subjetiva, pero nunca debe exceder el umbral a partir del cual los músculos que rodean el área tratada comienzan a contraerse (detenerse primero). Es importante que las sesiones duren al menos 30/40 minutos.
  3. TENS en valores máximos utiliza la frecuencia y el ancho máximos de los impulsos disponibles y debe realizarse a la intensidad máxima tolerada (en un nivel alto con una contracción relativa de los músculos que rodean el área tratada). Normalmente se usa para aliviar el dolor agudo después de un trauma intenso, como esguinces o moretones. La duración de la sesión es de 3-5 minutos.
  4. Las otras TENS que hemos citado son la combinación de las tres primeras y no agregan nada a un nivel terapéutico en comparación con los aquellas descritas

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS COLATERALES?

La TENS es una terapia considerada muy segura. En casos muy raros, la aplicación de una corriente eléctrica puede ser demasiado intensa para el paciente y causar quemaduras o irritación de la piel.

Actualmente no hay estudios confiables sobre el efecto de esta corriente en los fetos, por lo que, como medida de precaución, las mujeres embarazadas no deben usarla con fines terapéuticos en el área lumbar y abdominal. Las personas con problemas cardíacos, especialmente las que tienen marcapasos, desfibriladores y bombas de infusión, deben prestar especial atención y es mejor evitar este tipo de terapia para el tratamiento del área torácica y dorsal.

¿CÓMO SE APLICA LA TERAPIA?

La TENS se lleva a cabo a través de un dispositivo electrónico que envía pulsos de corriente de muy baja energía dentro del cuerpo a través de los electrodos. Estos se colocan sobre los nervios de las áreas a tratar para conducir la corriente desde el dispositivo hasta las fibras nerviosas.

La mayoría de los tratamientos duran al menos 30-40 minutos y pueden realizarse según sea necesario sin preocupaciones particulares sobre el número de sesiones. Los tratamientos pueden repetirse varias veces al día.

La sensación que se tiene durante el tratamiento es la sensación de un agradable hormigueo en el área tratada y esta percepción es el indicador de que se está realizando la terapia de la manera correcta. Es necesario variar la intensidad de la corriente durante el tratamiento para mantener el hormigueo constante y evitar una contracción excesiva del músculo.

¿CÓMO TIENE QUE PREPARSE EL PACIENTE?

Para usar TENS, no se deben tomar precauciones especiales a menos que limpie bien la piel en el área donde se aplican los electrodos. Luego, estos deben colocarse en la superficie de la piel sobre los nervios hiperactivos (responsables del síntoma doloroso), por lo que un médico especialista sabrá mejor la posición más correcta para la aplicación.

Pero, ¿puede una persona que lo usa en casa reconocer el área precisa de colocación de electrodos? ¡No, pero no es un problema! Basta con seguir una simple regla: identifica el área del dolor y la circunscribe con cuatro electrodos ubicados en las esquinas de un cuadrado ideal. Seguramente los impulsos alcanzarán los nervios afectados y, en consecuencia, también otros nervios no afectados sin que esto represente un problema de sobredosis. El efecto analgésico se logra de la misma manera con muy pocos o ningún efecto secundario.

¿Cuáles son los resultados?

TENS brinda alivio instantáneo y prolongado del dolor, generalmente incluso durante varias horas. A través del control de los nervios, alivia el síntoma doloroso justo en el medio del área inflamada.

Después de varias sesiones de terapia, algunos pacientes reportan alivio permanente del dolor. Otros necesitan más tiempo y períodos de tratamiento más largos para encontrar alivio. Mucho depende de la condición personal del paciente y la intensidad de la terapia.

¿Lo sabes que TENS cuesta muy poco? Un dispositivo médico profesional lo puedes tener a solo 100€.

Y además es fácil de usar, no requiere mantenimiento especial y puede ser utilizado por toda la familia siempre que lo necesite.

Descubre la gama de nuestros electroestimuladores que utilizan TENS en sus programas. Estoy seguro de que encontrarás el que mejor se adapta a tus necesidades, seas un paciente o un profesional de la salud que quiera ayudar a sus pacientes. El alivio del dolor se encuentra realmente al alcance de todos. 😉

¿Qué dices? ¿Te he convencido? Lo importante es que este artículo te ha ayudado a conocer un poco mejor esta técnica terapéutica y que puede ayudarte a evaluar una alternativa válida al uso de fármacos cuando necesite aliviar el dolor.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •