Síndrome del túnel carpiano

El túnel carpiano es un canal bastante estrecho ubicado entre la muñeca y la mano. Tendones de hasta 9 músculos pasan a través de él, así como un nervio llamado nervio mediano.

Se caracteriza por un espacio vacío debido a la anatomía de los huesos del carpo, que se unen al ligamento carpiano transverso.

Los síntomas de la síndrome del túnel carpiano

La compresión repetida del túnel carpiano implica una inflamación reconocida como síndrome del túnel carpiano (que también se puede encontrar como «sdr túnel carpiano»).

Se manifiesta con dolor, entumecimiento y hormigueo. Por lo general, la muñeca y los dedos de la mano derecha se ven afectados, pero en algunos casos también de la izquierda (especialmente para los zurdos).

La sensación percibida es la de tener los dedos de las manos dormidos o la de hormigueo en los primeros cuatro dedos, desde el pulgar hasta el dedo anular. Además, es común tener también la palma de la mano entumecida.

En los casos más graves, el dolor en la mano es más fuerte y se puede sentir un fuerte quemazón.

Las causas

Las causas del síndrome del túnel carpiano pueden ser diversas.

Las mujeres embarazadas a menudo se ven afectadas por este trastorno a partir del tercer mes. Esto ocurre debido a los cambios hormonales que causan la retención de agua y la hinchazón. Este último reduce el espacio dentro del túnel carpiano, causando el sufrimiento del nervio mediano.

La herencia es otra condición que conduce a la aparición del síndrome. El pequeño tamaño del canal puede deberse a una característica genética.

Otro factor desencadenante es ’el aumento de peso. De hecho, la acumulación de grasa dentro de la muñeca provoca la compresión del nervio.

También la conformación anatómica puede contribuir al desarrollo de la patología. Las personas con una muñeca más estrecha parecerían más afectadas, incluso si todavía no hay una certeza absoluta.

Algunas enfermedades, además, promueven la aparición de la inflamación:

  • La Diabetes: según algunos estudios clínicos, la diabetes predice el síndrome del túnel carpiano, pero el mecanismo que vincula las dos enfermedades aún no está claro.
  • La artritis reumatoide: a veces se manifiesta al principio con el síndrome del túnel carpiano.
  • La gota: es una enfermedad inflamatoria debida al depósito de cristales de ácido úrico.
  • La obesidad: en este caso, el exceso de grasa puede comprimir las bandas de los nervios y los tendones.
  • La retención de agua crónica e insuficiencia renal: ambos involucran líquidos que se acumulan en ciertas áreas del cuerpo, incluidas las manos y las muñecas.
  • El hipotiroidismo: entre las complicaciones de esta afección también se encuentran el túnel carpiano y el síndrome del túnel tarsal.

Finalmente, algunas actividades de trabajo como el uso diario del ordenador y del ratón favorecen la aparición de esta patología.

El diagnóstico

Para el diagnóstico del síndrome del túnel carpiano, consulte a un médico especialista, como un ortopedista o un neurocirujano.

Normalmente, el diagnóstico implica un examen objetivo y una evaluación del historial médico y los hábitos del paciente.

Sin embargo, en algunos casos se usa la electromiografía, una prueba que, en el caso del túnel carpiano, implica la inserción de un pequeño electrodo de aguja dentro del músculo.

El propósito de la electromiografía es evaluar la salud del músculo y la de las células que lo controlan, midiendo su actividad eléctrica.

Otras pruebas más específicas son:

  • El test de Tinel, durante la cual el médico ejerce una ligera presión sobre la muñeca del paciente para detectar posibles hormigueos.
  • El test de Phalen, también llamada prueba de flexión de la muñeca, en la cual el paciente debe apoyar sus manos sobre el lado de la espalda y con los dedos apuntando hacia abajo. También en este caso, el propósito es verificar posibles hormigueos.

Si se teme que el examen físico presente una fractura de muñeca o una enfermedad degenerativa que afecte las articulaciones, es necesario realizar un examen radiológico.

De manera similar, si el síndrome del paciente puede haber sido causado por enfermedades no diagnosticadas como diabetes, hipotiroidismo, gota o artritis reumatoide, generalmente se prescriben análisis de sangre.

Las terapias

Los tratamientos y los remedios para el síndrome del túnel carpiano dependerá de la duración e intensidad de los síntomas.

En los siguientes párrafos examinaremos las diferentes terapias, desde las menos invasivas a las más invasivas.

LOS REMEDIOS NATURALES

Por lo general, los remedios naturales incluyen:

  • La aplicación simple de hielo, especialmente cuando el área de la muñeca está inflamada.
  • Realizar ejercicios específicos para el túnel carpiano, como ejercicios de estiramiento o de fortalecimiento de la muñeca.

Sin embargo, estos ejercicios siempre deben realizarse bajo la supervisión de un médico especialista, como un fisioterapeuta o un médico ocupacional.

Cuando no es posible curar con remedios naturales simples, tenemos que recurrir a terapias más específicas.

LA TERAPIA CONSERVATIVA

La terapia conservadora consiste en la aplicación de una muñequera y la administración de fármacos antiinflamatorios basados principalmente en corticosteroides. Estos medicamentos se toman por vía oral o se inyectan directamente en la muñeca.

En algunos casos, sin embargo, los fármacos neurotróficos son preferibles a las dosis de cortisona.

El tratamiento tiende a ser conservador, especialmente en mujeres embarazadas y especialmente en pacientes jóvenes.

Desafortunadamente, no siempre es suficiente para curar la enfermedad.

El uso de electroestimulación y específicamente de TENS puede ser muy útil para reducir el dolor rápidamente.

Incluso la magnetoterapia puede ayudar a obtener un efecto analgésico. Sin embargo, teniendo tiempos de aplicación promedio largos, el propósito principal del uso debe ser reducir la inflamación, evitando que empeore.

INTERVENCIONES AL TÚNEL CARPIANO

Cuando los síntomas son demasiado intensos y se presentan durante al menos 6 meses, se recomienda realizar una operación en el túnel carpiano.

La operación consiste en cortar la banda de tejidos alrededor de la muñeca De este modo se reduce la compresión en el nervio mediano.

Los médicos pueden decidir realizar dos tipos diferentes de intervención:

  • Una intervención de neurólisis, en la que los médicos realizan una única incisión en la muñeca de unos 5 cm.
  • Una operación endoscópica, que implica dos incisiones de poco más de 1 cm en la muñeca y en la palma de la mano.

Como regla general, ambas operaciones se realizan bajo anestesia local, pero la cirugía endoscópica permite una rehabilitación más rápida.

Inmediatamente después de la operación, el paciente entra en la fase de convalecencia. Inicialmente debe mantener su muñeca vendada por unos días. Entonces es recomendable comenzar a realizar ejercicios de rehabilitación con una muñequera de túnel carpiano.

La prevención

Como se mencionó anteriormente, este síndrome se puede vincular a algunas actividades que se realizan diariamente en el lugar de trabajo.

Por esta razón, es posible tomar algunas precauciones para evitarlo, como hacer ejercicios de estiramiento y tomar descansos durante el trabajo manual.

Además, es recomendable prestar siempre atención tanto a la postura de su cuerpo como a la posición de su muñeca.

Incluso la magnetoterapia, como se mencionó anteriormente, puede controlar la inflamación tan pronto como aparezca.

Por lo tanto, la prevención es muy importante porque puede evitar tener que someterse a una cirugía en el futuro.

Si te ha gustado este artículo, ¿Por qué no lo compartes con tus amigos o colegas de trabajo?

¡Quizás en este momento alguno de ellos tiene esta patología y podría encontrarlo particularmente útil!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •